La vida da vuelta, cambia, mejora, empeora, lo que es seguro que nada es eterno, cuando estamos en malos momentos es donde más tenemos que llenarnos de coraje con pensamientos positivos y prósperos; porque de lo contrario será más difícil el camino.

Yo tuve una experiencia nueva en mi vida, siempre las tenemos pero lamentablemente las duras, las más dolorosas son las que me marcan quedando grabadas en mi memoria, mi vida cambio al compartir  mi vida, fue difícil culminar aun sabiendo que no tenia futuro, a pesar de todo lo que pase estoy demasiado agradecida de todo lo malo, triste y angustiante que pase, eso me ayudo a crecer, a valorarme, cambiar mi vida de forma positiva,  estaba desorientada, cambie mucho con el pasar del tiempo, con las personas con las que me junte contribuyeron a definitivamente a perder mi rumbo y hoy estoy aquí sintiéndome orgullosa que pude salir de todo lo que no me hace bien de lo que no aporta nada a mi vida.

De algo que aprendí fue a irme al primer momento de incomodidad, porque el cuerpo es sabio y sabe donde debemos estar, ponerle atención a las señales que nos envía nuestro interior ayudara mucho, te ahorrara muchos malos ratos, en todo este camino de querer salir sin que no me doliera fue un fracaso, decidí irme, cuando lo hice me sentí tan mal, que ya sentía que parte de mí se había muerto, así que volví a lo mismo pensado que todo cambiaría, pues no fue así y me seguí haciendo daño por no tener el suficiente amor propio para ser fuerte.

Fui muy tolerante, tanto que llegue a desconocerme, lo mucho que fui paciente, en otros tiempo a la primera me alejaría del individuo, pasaba los fines de semana o cualquier noche encerrada en mi pieza, llorando como una tonta, aprendí a no sentir ciertas cosas pensando que era normal, que yo era la que estaba mal, muchos de mis blogs que tengo publicados, fue una manera de desahogarme, de sentir que la carga desvanecía pero no importaba, porque ya sabía que el siguiente fin de semana volvería a sentirme mal, fue un ciclo de estar bien y volver a sentirme mal.

Pero cierto día después de tanto hablar conmigo misma y sentí un empujón al contarle a un amigo que tenía mucho tiempo de no hablar.  Muchas noches, mañanas cualquier hora del día me decía que no merecía eso pero había algo que me ataba, me tenia presa, asustada, pensaba que si se acababa se llevaba mi felicidad, tenía miedo, me sentía mediocre de no tener los ovarios necesarios, yo se lo hermosa que soy, yo estaba clara que no debía estar ahí, mis pensamientos eran un rompecabezas pero como digo en el primer párrafo nada es eterno, me llene de valor y simplemente ignore, tome la decisión y me sentí en paz.

Fue grato hacer esa acción, me agradecí tanto de tener el valor, aunque como todo, nada es fácil, mi mente no ayudaba, sentía ansiedad por saber que pensaba él, que lo primero que hice fue buscar eventos donde encontrara personas para hacer nuevas amistades y olvidar un poco; gracias a Dios encontré una actividad recreativa de ciclismo, llegue al evento, fui feliz, me sentí tan llena de vida, sentía que al fin todo había acabado, me sentí amada, lo mejor de todo hice amistades nuevas, sanas y aquí estoy recorriendo en bici cada tres días por semana, ayer fue un día especial recorrí 92.3km en bici, estoy rodeada de personas maravillosas y estoy feliz de corazón, espero que con esta lección aprenda a quererme y no seguir escribiendo situaciones dolorosas sobre todo pueda a llegar a pedalear más lejos.