Mi blog no es conocido, ni mucho menos quiero que lo sea. Este un espacio muy íntimo donde descargo todo lo interno, todo lo que me afecta, es un método de alivio, me ayuda a reflexionar o simplemente a soltar situaciones, sentimientos y aspectos en mi vida que quiero marcar. Me gustaría estar en constante redacción pero no siempre siento que sean temas relevantes o de suma importancia.

En este espacio voy a compartir algo que me tiene desconcertada, triste, decepcionada, sin ánimo de ver lo positivo de nuestra humanidad. Muchas veces se me salen las lágrimas al ver tanta injusticia, tanta avaricia, tanto odio entre nosotros, tanta miseria. Tengo miedo de lo que puede pasar de nosotros en un transcurso de 10 años, estamos acabando con todo tan rápido que temo del futuro.

Ya estamos perdiendo todo sentido de sensibilidad, de humanidad, de conciencia, ya todo nos da igual, ya no nos importa que todo este mal con tal que no nos afecte a nosotros. Pero lo cierto, que todo lo negativo también nos afecta, somos víctimas como partícipes de tener el mundo como está, por nuestra falta de interés hacia las cosas importantes.

Reflexionemos, volvamos a ser seres humanos que nos duele ver el mal aunque no sea a nosotros precisamente el daño. Poco a poco nos estamos acostumbrando a ver tantas muertes, nuestro plato favorito y que nos llenamos de morbo es ver como mataron a una mujer, como violan a una niña o un niño, como nuestros derechos son pisoteados, y no hacer nada, tanto por los indefensos como los animales. Estamos cada vez más podridos, pero no podemos permitir que todo acabe en muerte, destrucción, contaminación, odio y desgracia.

Aunque sea difícil, aunque creamos que no podemos hacer nada, que de nuestras manos no depende el odio que abunda en el mundo, que no somos responsable de lo negativo. Pero si podemos ayudar cuando vemos a alguien en peligro, cuando miramos que no se está respetando a un ser indefenso. Dejemos a un lado la indiferencia, sólo porque el problema no es de nosotros a lo inmediato, eso no quiere decir que a largo plazo no pueda ser también nuestro problema, porque la conductas colectivas son la suma de las conductas individuales.

Solo reflexionemos un poco, pensemos en los demás, este mundo está tan malo, esto es lo que le queremos dejar a nuestros seres queridos, a tus hijos, a tus sobrinos, a tus seres que están por llegar o que ya llegaron y les va tocar acarrear todo el mal uso de los recursos, acarrear con las consecuencias, con lo que no hemos podido controlar por nuestra indiferencia, y perdón por la palabra, por nuestro valeverguismo. No es justo.

Dejemos un legado o algo justo, a los que les quede una vida por delante, enseñemos a los más pequeños: a cuidar, a respetar, a valorar, apreciar las bellezas de la vida, enseñarles que amen con todas sus fuerzas ya sea a su pareja, a sus abuelitos, a su mascota, a su plantita, a la maestra, que ame y que ame mucho, a todo lo que les rodea, enseñarle el gran poder, que tienen cuando cuidan, luchan, defienden y reclaman por lo que no está bien, por lo que no es justo, por lo que no debería ser, enseñarles valores. No me quiero imaginar como se destruye este mundo, mucho menos como sufren otros, por mi desinterés y mi falta valores, pueda que sea tarde para ser un cambio pero todo es posible cuando aún queda vida.

Desde hoy me propongo a realizar un cambio por mas mínimo que sea, día a día llegar a un cambio porque el problema no me afecta en justo momento pero tampoco quiero dejar que otros sufran.

Cuidar, amar y preservar todo los que nos rodea.

Yo sé que este blog no lo lee muchas personas pero espero que las pocas que lo leyeron hasta el final puedan reflexionar de todo lo malo que estamos viviendo.