¿Cómo entender al amor de esta era?

¿cómo es que hay gente que solo juega a querer?

¿como es que se tiene jugar y que hacer para no salir herido?

Es decir que ¿el más frio es el que gana? es decir que tu empeñó en esa persona no vale nada con el tiempo, es decir que entre más tiempo pases con esa persona las cosas se enfrían, ¿no se solidifican y crece la confianza? Es muy raro el amor que se respira en esta época, hay más fidelidad en los animales que en nuestra propia especie y lo irónico que somos los que más daño le hacemos a los animales.

Que estupidos somos los seres humanos, somos masas de piel, repleta de órganos y un corazón que solo ve para su conveniencia, hoy en día las ayuda son menos y la envidia crece, somos seres tan avanzados, dominamos el mundo, pero de nada sirve porque somos odiotas en dar mal uso, dañar, destruir a lo que nos da vida.

Somos seres contradictorios, rebeldes de nacimiento, odiamos los que nos hace bien y amamos lo que nos mata, que ironía respiro, sabemos que estamos mal pero seguimos haciendo nada, seres que gastamos nuestro tiempo, nos estamos matando unos con otros, todo lo que tocamos se hace cenizas, pobres de mente y sobre todo y lo más importante, pobres de corazón, tenemos el corazón hecho piedra, todo lo queremos muy rápido así se tengamos que destruir cualquier materia para conseguir nuestro capricho.

Los años pasan y nos volvemos más idiotas, estamos mal desde el momento que pasamos casi 24 horas con una pantalla y olvidamos que hay vida al exterior, que no nos importa dedicar tiempo para amar a los seres queridos, para cuidar, apreciar y valorar; la tecnología nos ha ayudado muchísimo pero como nos ha matado como seres humanos.

Hoy en día hay más enfermedades mentales, pienso a mi criterio por la misma falta de interacción entre nosotros mismo, ya perdimos el valor de ser empáticos, la depresión ahora es como un catarro, abunda en muchas personas y como mata más que un resfriado, valoremos lo que aún podemos apreciar como naturaleza y cuidemos lo poco que nos queda y no solo por tu vida, también por los que vienen en camino, sobre los que aún habitamos.