Todo acaba tan rápido, todo se fue tan deprisa, duele, duele cuando todo esta de maravilla, pero la vida no siempre es maravilla, encontré el amor o bueno eso creí, fui feliz y supe darme cuenta pero todo fue muy rápido, tan rápido que no hubiera querido que nada pasara, duele como duele, pero ya no hay vuelta atrás, ya el camino hay que recorrer, seguir de frente y olvidar que paso algo, vendrán días de sacrilegio, oscuros, donde la ilusión trata de recuperarse, siempre me dije lo que llega fácil así de igual se va, espero esto sea un hasta luego porque para los pocos días que conviví, fueron los mejores de mucho tiempo, la vida es dura pero cuando hay amor y paciencia todo puede surgir.

Duele que he llegado a pensar que la vida es injusta, que el amor no nació para mi, me queda confirmado que no me equivoque en mi blog pasado, soy una alma que se ilusiona demasiado rápido, no estoy preparada para llevar nada con calma y duele saber que tengo que aprender, que crecer duele y que es mejor no volver abrir, las ilusiones y las faltas expectativas.

Para eras perfecto y llegaste a llenarme mucho pero ahora quedo vacía y rota, se que no fue lo que escogimos ambos pero duele…